sábado, julio 13, 2024
Mas
    HomeMundoChina se convierte en el primer país en recuperar rocas de la...

    China se convierte en el primer país en recuperar rocas de la cara oculta de la Luna

    Publicado el

    China trajo el martes a la Tierra una cápsula llena de suelo lunar procedente de la cara oculta de la Luna, logrando el último éxito de un ambicioso programa de exploración de la Luna y otras partes del sistema solar.

    La muestra, recuperada por el módulo de aterrizaje Chang’e-6 de la Administración Espacial Nacional de China tras una misión de 53 días, pone de relieve las crecientes capacidades de China en el espacio y supone una nueva victoria en una serie de misiones lunares que comenzaron en 2007 y que hasta ahora se han ejecutado casi sin fallos.

    “Chang’e-6 es la primera misión en la historia de la humanidad que devuelve muestras de la cara oculta de la Luna”, escribió en un correo electrónico Long Xiao, geólogo planetario de la Universidad China de Geociencias. “Es un gran acontecimiento para los científicos de todo el mundo”, añadió, y “un motivo de celebración para toda la humanidad”.

    Estos sentimientos y las perspectivas de intercambios internacionales de muestras lunares ponen de relieve la esperanza de que las misiones robóticas de China a la Luna y Marte sirvan para avanzar en la comprensión científica del sistema solar. Esas posibilidades se contraponen a las opiniones de Washington y otros lugares de que el logro del martes es el último hito en una carrera espacial del siglo XXI con tintes geopolíticos.

    En febrero, una nave espacial estadounidense operada de forma privada aterrizó en la Luna. La NASA también está llevando a cabo la campaña Artemis para devolver a los estadounidenses a la superficie lunar, aunque su próxima misión, un vuelo de astronautas alrededor de la Luna, se ha retrasado por problemas técnicos.

    China también quiere ampliar su presencia en la Luna con el alunizaje de más robots y, con el tiempo, de astronautas humanos.

    Para alcanzar ese objetivo, ha adoptado un enfoque lento y constante, ejecutando un programa de exploración lunar robótica que ideó con décadas de antelación. Bautizadas con el nombre de la diosa lunar china Chang’e, las dos primeras misiones del programa orbitaron la Luna para fotografiar y cartografiar su superficie. Luego vino Chang’e-3, que aterrizó en la cara cercana a la Luna en 2013 y desplegó un rover, Yutu-1. Le siguió en 2019 Chang’e-4, que se convirtió en el primer vehículo en visitar la cara oculta de la Luna y colocó el rover Yutu-2 en la superficie.

    Un año después, aterrizó Chang’e-5, que envió a la Tierra casi dos kilos de regolito lunar de la cara cercana. Este logro convirtió a China en el tercer país -después de Estados Unidos y la Unión Soviética- en conseguir la compleja coreografía orbital de recoger una muestra de la Luna.

    Según Yuqi Qian, geólogo lunar de la Universidad de Hong Kong, las maniobras de Chang’e-5 y Chang’e-6 son sendos ensayos para las futuras misiones tripuladas de China a la Luna, que, como las misiones Apolo de los años 60 y 70, necesitan alunizar y luego lanzar humanos desde la superficie lunar.

    Mientras trabaja para poner astronautas en la Luna, la estrategia china a largo plazo reporta beneficios científicos para comprender el sistema solar.

    La muestra de Chang’e-5 era más joven que el material lunar recogido por los estadounidenses o los soviéticos en las décadas de 1960 y 1970. Se compone principalmente de basaltos, o lava enfriada procedente de antiguas erupciones volcánicas.

    Dos equipos de investigadores chinos llegaron a la conclusión de que los basaltos tenían unos dos mil millones de años, lo que sugiere que la actividad volcánica en la Luna se prolongó al menos mil millones de años más allá del marco temporal deducido de las muestras del Apolo estadounidense y el Luna soviético.

    Otros estudios del material descartaron las teorías sobre cómo el interior de la Luna se había calentado lo suficiente como para generar actividad volcánica. Un grupo de investigación descubrió que las cantidades de elementos radiactivos en el interior lunar, que podrían descomponerse y producir calor, no eran lo suficientemente elevadas como para provocar las erupciones. Otro resultado descartó el agua del manto como posible fuente del deshielo interior que provocó el vulcanismo.

    Una imagen publicada por la Administración Espacial Nacional China muestra el módulo de aterrizaje-ascensor de la misión Chang’e-6 después de izar una pequeña bandera china y antes de devolver a la Tierra una muestra del suelo lunar del lado lejano.

    Una imagen publicada por la Administración Espacial Nacional China muestra el módulo de aterrizaje-ascensor de la misión Chang’e-6 después de izar una pequeña bandera china y antes de devolver a la Tierra una muestra del suelo lunar del lado lejano.

    Chang’e-6 se lanzó el 3 de mayo con ambiciones científicas aún mayores: traer material de la cara oculta de la Luna. La cara oculta de la Luna está dominada por amplias y oscuras llanuras por las que una vez fluyó la antigua lava. Pero la cara oculta tiene menos llanuras. También tiene más cráteres y una corteza más gruesa.

    Y como esa mitad nunca está orientada hacia la Tierra, es imposible comunicarse directamente con los módulos de aterrizaje de la cara oculta, lo que dificulta el éxito de la misión. La agencia espacial china se basó en dos satélites que había puesto previamente en órbita alrededor de la Luna, Queqiao y Queqiao-2, para mantenerse en contacto con Chang’e-6 durante su visita.

    La nave utilizó la misma técnica que Chang’e-5 para llegar a la Luna y devolver su muestra a la Tierra.

    Tras unas semanas en órbita lunar, Chang’e-6 descendió a un lugar situado en el borde de la cuenca del Polo Sur-Aitken, el cráter de impacto más antiguo y profundo de la Luna. Equipado con una pala mecánica y un taladro, el módulo de aterrizaje pasó dos días recogiendo roca y polvo lunar de sus alrededores y del subsuelo lunar.

    A continuación, almacenó el material. La misión desplegó un vehículo en miniatura que tomó una fotografía del módulo de aterrizaje con una pequeña bandera china izada. A continuación, el 3 de junio, un cohete devolvió el contenedor de muestras a la órbita lunar. El material se reunió el 6 de junio con una nave espacial que había permanecido en órbita y se preparó para iniciar el viaje de regreso a la Tierra.

    El martes, el contenedor de muestras volvió a entrar en la atmósfera terrestre y se precipitó en paracaídas sobre la superficie de la zona de Siziwang Banner, en Mongolia Interior, donde los equipos de tierra trabajaron para recuperarlo.

    Cuando los científicos tomen posesión de los suelos del lado lejano, compararán la composición de los basaltos recién recuperados con los del lado cercano lunar. Eso podría ayudarles a deducir cómo la actividad volcánica de la Luna hizo que sus dos mitades evolucionaran de forma diferente.

    El equipo de la misión también buscará material procedente de las regiones circundantes, expulsado de sus emplazamientos originales por impactos con cometas y asteroides. Si son lo bastante fuertes, estas colisiones pueden haber excavado material de la corteza inferior de la Luna y de su manto superior, explicó el Dr. Qian. Esto podría ayudar a comprender mejor la estructura y composición del interior lunar.

    La roca fundida de esos impactos también podría aportar pistas sobre la edad de la cuenca del Polo Sur-Aitken y la época en que se formó, durante la cual los científicos creen que un aluvión de asteroides y cometas bombardeó el sistema solar interior.

    Este periodo “cambió totalmente la historia geológica de la Luna”, dijo el Dr. Qian, y fue también “un momento crítico para la evolución de la Tierra”.

    Clive Neal, geólogo planetario de la Universidad de Notre Dame, calificó los objetivos de elevados, pero espera con impaciencia los descubrimientos que seguirán al regreso de la muestra. En referencia a la racha de éxitos lunares de China hasta la fecha, “es excelente”, dijo. “Más poder para ellos”.

    Sin embargo, las tensas relaciones políticas dificultarán la colaboración de los científicos estadounidenses con los chinos en el estudio de las muestras del lado lejano.

    La Enmienda Wolf, promulgada en 2011, prohíbe a la NASA utilizar fondos federales para la cooperación bilateral con el gobierno chino. Los funcionarios federales concedieron recientemente una exención a la agencia espacial, que permitió a los investigadores financiados por la NASA solicitar el acceso a la muestra cercana recuperada por Chang’e-5. Pero otro proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos en junio prohibiría a las universidades con vínculos de investigación con instituciones chinas recibir financiación del Departamento de Defensa estadounidense.

    En el futuro, China tiene la vista puesta en el polo sur lunar, donde las sondas Chang’e-7 y 8 explorarán el medio ambiente y buscarán agua y otros recursos. Espera enviar misiones tripuladas a la Luna para 2030. Con el tiempo, China planea construir una base internacional en el polo sur.

    La campaña Artemis de la NASA también tiene como objetivo el polo sur lunar. Bill Nelson, administrador de la agencia espacial, se ha referido anteriormente a los programas paralelos como una carrera entre Estados Unidos y China.

    Muchos científicos rechazan este planteamiento. Según el Dr. Neal, los recursos para estudiar la Luna se desplomaron después de que los astronautas estadounidenses llegaran antes que los soviéticos a la superficie lunar en 1969. “No me gustan las carreras espaciales internacionales porque no son sostenibles. “Una carrera hay que ganarla. Una vez que se gana, ¿después qué?”.

    Y añadió: “Creo que es importante considerar el espacio como algo que puede unirnos, en lugar de separarnos”.

    Varios países aportaron cargas útiles que volaron con la misión Chang’e-6, entre ellos Francia y Pakistán. Los investigadores chinos lo consideraron una buena señal para el futuro.

    “La exploración lunar es un empeño compartido por toda la humanidad”, dijo el Dr. Xiao, añadiendo que espera que aumente la colaboración internacional, “particularmente entre las principales naciones espaciales como China y Estados Unidos”.

     

    LO ÚLTIMO

    Rinde frutos búsqueda por Fiscalía y encuentran a pescador plagiado en San Fernando

    San Fernando, Tam.- Después de que pescadores de la comunidad del Barrancon del Tio...

    Tamaulipas se suma a la reforma del Poder Judicial: Américo

    Tamaulipas está comprometido y sumado a seguir con la política y una visión de...

    Deben declaración patrimonial 22 mil servidores públicos en Tamaulipas

    Ciudad Victoria, Tamaulipas. - La contralora del Estado Norma Angélica Pedraza Melo, señaló que...

    Concluye la UAT con éxito el programa Peraj-Adopta un Amigo

    La Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) llevó a cabo la ceremonia de clausura de...