TEXAS.- La Policía tenía agentes suficientes en la escena de la masacre en la escuela de Uvalde como para detener al agresor tres minutos después de entrar al edificio, declaró el jefe de seguridad pública de Texas, al condenar la operación policial como un “fracaso humillante”.

El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, coronel Steve McCraw, declaró en una audiencia en el Senado estatal sobre el manejo de la tragedia por la Policía.

Según McCraw, el jefe de Policía del distrito escolar de Uvalde, Pete Arredondo, decidió priorizar las vidas de sus agentes sobre las de los niños.

Las investigaciones federales, estatales y locales de la masacre del 24 de mayo que dejó 19 alumnos y dos maestras muertas se han enfocado en la lentitud de la respuesta policial.

Te puede interesar: Llaman a inscribirse para recibir alertas de emergencia

Elementos policiales con fusiles permanecieron a la espera en un pasillo de la escuela durante casi una hora, mientras Salvador Ramos, un joven de 18 años, perpetraba el ataque con un fusil semiautomático tipo AR-15.

De acuerdo con McCraw, ocho minutos después de que el agresor entró al edificio, un agente dijo que la Policía tenía una palanca de hierro con la que podían forzar la puerta del aula.

A los 19 minutos del ingreso, continuó McCraw, la Policía llevó al edificio el primer escudo balístico.

El jefe de seguridad pública detalló una serie de oportunidades perdidas, comunicaciones fallidas y otros errores.

“Se ha dicho que no traía una radio consigo. Es verdad. No la tenía”, dijo McCraw acerca de Arredondo.

Añadió que la puerta del aula no se podía trabar desde el interior.

Además, dijo, las radios de la Policía no funcionaban dentro de la escuela; las de los agentes de la Patrulla Fronteriza sí, pero no perfectamente.

Tres días después de la masacre, McCraw señaló que Arredondo tomó una “decisión errónea” cuando optó durante 70 minutos por no tomar por asalto el aula, a pesar de que en dos salones alumnos de cuarto grado llamaban desesperados al número de emergencias 911 y padres angustiados afuera de la escuela imploraban a los agentes que entraran.

Arredondo dijo luego que no se consideraba la persona al mando de la operación y daba por sentado que otra persona había tomado el mando.

Agencia Reforma