BRASIL.- Por los incendios en la región de Pantanal, al sur de Brasil, el gobierno declaró estado de calamidad, con lo que podrán intervenir las Fuerzas Armadas para el combate a las llamas y la atención a la población.

Desde enero pasado, ha habido 14 mil 764 focos de incendio en el lado brasileño de este ecosistema, según detectaron los satélites del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Esta cifra representa un aumento de 214 por ciento respecto al mismo periodo de 2019 y un número que ya superó al de todo 2005.

El estado de Mato Grosso, donde se ubica la región afectada, determinó que con la medida habrá dos mil 500 funcionarios de protección civil en las labores de combate al fuego, personal de seguridad, de defensa civil y del Ejército brasileño.

Además, se desplegaron seis aeronaves y tres helicópteros, de acuerdo con un reporte del diario O Globo.

De acuerdo con un cálculo de la Universidad Federal Río de Janeiro, desde agosto se han incendiado 1.5 millones de héctáreas.

A esto se suma que la zona enfrenta la sequía más severa en 47 años, después de 100 días sin lluvias.

Asimismo, 12 por ciento del mayor humedal tropical del mundo, que abarca también zonas de Bolivia y Paraguay, fue consumido por el fuego.

Además de los bomberos, numerosos equipos de vecinos, funcionarios locales, dueños de posadas y guías turísticos patrullan la zona durante todo el día.

“Es un área inmensa que ha sido quemada y consumida por las llamas, y todavía faltan dos, tres o cuatro semanas sin lluvia’’, lamentó Fernando Tortato, quien habita y trabaja en la reserva de Encontro Das Aguas.