RÍO BRAVO, Tamaulipas.- El Secretario del Ayuntamiento, Lauro Enrique Nájera González, se comprometió con los habitantes del Ejido Veracruz y Progreso, a buscar una solución que ponga fin a la incertidumbre que les aqueja, cada vez que incrementa el nivel del río Bravo.

Y es que las lluvias dejadas por el Huracán ‘Hanna’ a su paso por el norte de México, provocaron que los estados de Coahuila y Nuevo León tuvieran que desfogar agua al cauce del Río Bravo y esta terminó en la entidad tamaulipeca, elevando el nivel entre ocho y diez metros.

Con el riesgo de inundación, habitantes de estos dos ejidos decidieron romper la autopista Reynosa-Matamoros y permitir que el agua saliera.

“El Secretario del Ayuntamiento, Lauro Enrique Nájera González, se reunió con los habitantes para buscar una solución que ponga fin a la incertidumbre que les aqueja, cada vez que incrementa el nivel del río”, dice un comunicado.

Luego del intercambio de ideas, el funcionario se comprometió a que a través de los departamentos de Protección Civil y Servicios Públicos Primarios, se reforzará el bordo de contención de las aguas del Río Bravo.

Cabe destacar que el ejido Veracruz y Progreso cuenta con una población aproximada de 150 habitantes quienes afortunadamente no se vieron afectados con el reciente incremento en el nivel del Río que divide la frontera Tamaulipeca.