CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco lamentó el miércoles la cantidad de asesinatos que se registran en México después de que se conociera la muerte de dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico en una iglesia remota en las montañas del estado mexicano de Chihuahua.

El papa, que también a esta orden religiosa, expresó su tristeza y consternación por los asesinatos de estos dos religiosos a los que llamó “hermanos”.

“Hay tantos asesinatos en México. Estoy cerca, en afecto y oración, de la comunidad católica afectada por esta tragedia”, dijo.

Los sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar fueron asesinados a tiros el lunes en la localidad de Cerocahui “mientras intentaban defender a un hombre que buscaba refugio”, según la orden también conocida como la Compañía de Jesús.

Te puede interesar: Corea del Sur confirma primer caso de viruela del mono

Un tercer religioso, al escuchar los balazos, entró al templo y vio los cuerpos de los dos jesuitas. “El asesino tal cual le dice: ‘lo siento, nos vamos a llevar los cuerpos'”, añadió el religioso.

En México, miembros de diversas órdenes religiosas suelen actuar como defensores y mediadores entre los habitantes de sus comunidades y los sicarios del crimen organizado que allí operan.

Unos 30 curas han sido asesinados en la última década en México, según la ONG Centro Católico Multimedial.

Agencias