MONTERREY, NL.- Y casi 17 años después, la Bandera de México volvió a ondear en lo más alto de la IndyCar, gracias al regiomontano Patricio O’Ward.

 El mexicano conquistó la carrera XPEL 375, en el Texas Motor Speedway, en Fort Worth. Adrián Fernández había sido el último tricolor en ganar una carrera de este serial, cuando se impuso en California el 3 de octubre del 2004 en la entonces llamada IRL IndyCar Series.

 En la que considera su segunda casa, Texas, O’Ward libró una auténtica batalla sobre ruedas que, incluso, tuvo un aparatoso inicio con un accidente que dejó en bandera amarilla durante 20 vueltas.

El regio, arriba de su auto número 5 de Arrow McLaren SP, selló un espectacular fin de semana de fecha doble: en la práctica del sábado finalizó segundo, en la primera carrera fue tercero y este domingo firmó su primera victoria.

Pietro Fittipaldi, nieto de la leyenda Emerson Fittipaldi, tocó levemente al experimentado Sebastian Bourdais, quien perdió el control de su auto y comenzó una serie de golpes que terminó en un fuerte accidente múltiple.

Connor Daly fue el más afectado, pues tras golpear a Ed Jones, se volcó y avanzó varios metros de cabeza hasta el área de césped. Afortunadamente, ninguno de los involucrados salió con lesiones de consideración, sólo Fittipaldi con una molestia en un dedo.

Aparte de los cuatro pilotos anteriores, otros que se vieron afectados fueron Tony Kanaan y Alexander Rossi.

La primera gran batalla de Pato en la prueba (y una de las más emocionantes en todo el evento) fue la que protagonizó alrededor de la vuelta 50 con Will Power por la cuarta posición.

Tanta fue la insistencia de O’Ward que durante varios giros llegó a ponerse llanta con llanta con el auto número 12 de Team Penske. Incluso, en uno de sus intentos tuvo que maniobrar fuerte para no perder el control de su vehículo.

 “Paciencia”, le pidieron al regio en comunicación interna.

Después de visitar pits y que se reorganizara la contienda a como estuvo desde el inicio, y al rearranque tras una bandera amarilla, Pato escaló desde el cuarto puesto hasta el segundo lugar por detrás de Scott Dixon. Vueltas más adelante, Graham Rahal pasó al mexicano y luego al neozelandés.

Tras la última visita a pits, O’Ward se posicionó en segundo lugar por detrás de Josef Newgarden y, tras algunos ataques y a 24 giros para terminar, rebasó al experimentado piloto.

“¡Finalmente!, fue una carrera muy larga, gracias a todos, tuvimos la velocidad e hicimos el trabajo hoy”, dijo eufórico el mexicano tras bajarse de su auto.

Newgarden y Rahal completaron el podio en Texas.

Agencia Reforma