CIUDAD DE MÉXICO.- Jeff Bezos calificó su aventura espacial como el “mejor” día de su vida.

El hombre más rico el mundo alcanzó una altitud de 107 kilómetros por encima del desierto de Texas a bordo de la nave New Shepard de su empresa Blue Origin y volvió a salvo a Tierra, en un histórico vuelo suborbital que ayuda a inaugurar una nueva era de turismo espacial comercial privado.

El mejor día de mi vida”, dijo Bezos después de que la cápsula espacial tocó tierra, generando una nube de polvo en el suelo desértico.

El multimillonario estadunidense de 57 años, que vistió un traje de vuelo azul y un sombrero de vaquero, estuvo acompañado por tres tripulantes para el viaje al límite del espacio, que duró unos 10 minutos y 20 segundos.

Bezos admitió estar “asombrado” por “la belleza y la fragilidad” de la Tierra vista desde el espacio.

“Todos los que han estado en el espacio han dicho que les cambió y que se quedaron asombrados, atónitos, por la Tierra y su belleza, pero también por su fragilidad, y yo no podría estar más de acuerdo”, dijo el fundador de Amazon en una rueda de prensa tras su vuelo a más de 100 km de altura.

Entre champán y alegría

Tras aterrizar y salir de la cápsula, Bezos y el resto de tripulantes intercambiaron abrazos y descorcharon champaña, mojándose entre ellos.

Bezos, fundador de la firma de comercio electrónico Amazon.com Inc, y su hermano Mark, ejecutivo de una firma de capital riesgo, estuvieron acompañados por la pionera aviadora Wally Funk, de 82 años, y el recién graduado de la escuela superior Oliver Daemen, de 18 años, que se convirtieron en las personas de más edad y más joven en llegar al espacio.

“Astronauta Bezos en su asiento – feliz, feliz, feliz”, afirmó Bezos en respuesta a una solicitud de estatus del control de la misión después de que los tripulantes volvieron a abrocharse los cinturones en la cápsula New Shepard tras varios minutos de ingravidez en el espacio.

La misión se realizó nueve días después de que el británico Richard Branson participó del exitoso vuelo suborbital inaugural de su empresa de turismo espacial competidora Virgin Galactic desde Nuevo México.

Bezos salió de la nave entre los vítores de sus familiares y los empleados de Blue Origin, y chocó los cinco con parte de la veintena de personas presentes.

Fundó Blue Origin hace dos décadas y este fue el primer vuelo tripulado de la compañía al espacio.

La misión formó parte de una batalla fieramente competitiva entre Blue Origin de Bezos y Virgin Galactic de Branson para liderar un potencialmente lucrativo mercado del turismo espacial que, según el banco suizo UBS, podría valer 3 mil millones de dólares anuales en una década.

Agencias